Percanta que me abordaste

 Tangón náutico por

 “MEF Vientoenproa”

 (ex alumno)

  

Enfachado hasta la quilla,

Salí a engarruchar percanta.

Puse rumbo a su bahía

Y la crucé en el canal.

Mi proa a su popa iba,

A un abordaje carnal.

 

Como la jarcia del barco,

Tenía la idea fija.

No veía la hora exacta

De una vuelta encontrada

Entre tu manga y mi eslora.

 

Del calado no me olvido,

Se veía tu tatuaje:

Una boya de peligro aislado

que impedía mi abordaje.

No había destello alguno,

Todo era ocultamiento.

Trabuchaste mi entusiasmo

Y todo fue declinación.

 

Una racha me dio bríos

Para seguir tu luz blanca.

Yo quería hincar tu casco

Pero comencé a garrear.

Me dragué las vestiduras

Con las uñas de mi ancla,

De tumbar y de trincar

Me parece que ni hablar.

 

Cuando estuviste escorada

Te eché dos manos de rizo

Y el embrujo se deshizo

Cuando, suelta, me dijiste:

Tu tormentín es muy triste

¡No me envergarás! ¡Alpiste!

 

De burro tengo las orejas

Y no así la obra viva,

Te apartaste de mi derrota

Y así quedé a la deriva.

 

Llevé el peso de tu orza

Y la espalda me crujía.

Mirá cómo tengo el candelero, te dije.

Orzar, derivar, cazar, filar,

Mi corazón bornea alrededor de tu ollao.

 

Vi asomarse por tu escota,

Una a babor y otra a estribor.

La driza se me eriza

Y no hay quién me la aduje.

Fue allí que yo deduje

Cuál sería mi derrota.

¿El mástil en la carlinga?

Se complica esa maniobra.

 

Me parece que anochece

Y que sería lo mejor

Que, caída la mayor,

Y, como siempre, en solitario,

Le pidiera a ese tal Rizo

Que me preste sus dos manos.

 

Todo esto que pasó,

Que se sepa yo no espero

Pues no será el de timonel,

¡El brevet será el de paj...!